Es hora de romper tabúes del estilo de vida de los pacientes oncológicos. Ha quedado más que demostrado que una rutina de vida activa es beneficiosa para sobrellevar mejor los tratamientos médicos y sus posibles efectos secundarios. También favorece unas recuperaciones más rápidas en los postoperatorios. ¿Por qué la fisioterapia oncológica es clave?

Un correcto plan de acondicionamiento físico ayudará a reducir la fatiga, el cansancio y la debilidad provocados por los distintos tratamientos. Además, servirá para lograr una mayor calidad de descanso y sueño.

Muchos estudios evidencian la efectividad de la fisioterapia durante el tratamiento de los pacientes con cáncer. Es efectiva antes, durante y después del tratamiento.

Durante las sesiones de fisioterapia oncológica, los profesionales pueden abordar problemas como los dolores en articulaciones, la fibrosis o cicatrices que produzcan molestias.

Los drenajes linfáticos (muy usuales debido a la retención de líquido que provocan muchas terapias) son esenciales para tratar el linfedema y mejorar el bienestar general de la persona afectada. Se puede emplear el drenaje linfático manual o la terapia global con el método Godoy. También ayudan los vendajes y las prendas de compresión diurnas y nocturnas.

Para cada tipología de cáncer, se pueden obtener beneficios concretos con la ayuda de un fisioterapeuta. Explicaremos las ventajas en los casos más comunes.

El masaje deportivo en la pierna

Este cáncer es el tumor más frecuente entre las mujeres españolas. Hay más de 34 000 casos anuales. Sin embargo, la ciencia y la investigación han logrado que tenga uno de los mejores pronósticos. Es esencial que las personas que sufran cáncer de mama acudan a profesionales fisioterapeutas para no abandonar su estilo de vida activo durante el tratamiento. El drenaje linfático manual es esencial para la evacuación de líquidos del sistema linfático. También son muy efectivos los tratamientos sobre las cicatrices en el postoperatorio, que eliminan el dolor.

Tratamiento de hombro

​Fisioterapia para cáncer de pulmón

El principal objetivo de los tratamientos de fisioterapia oncológica en los pacientes con cáncer de pulmón es disminuir el dolor y la disnea, conocida comúnmente como una dificultad o incomodidad al respirar. Mejorar la capacidad pulmonar del paciente oncológico es esencial para disminuir los efectos secundarios, la morbilidad y la mortalidad. También es necesario en los procesos postoperatorios para evitar la pérdida de elasticidad en los tejidos dañados.

​Fisioterapia para tumor cerebral

Uno de los efectos secundarios más comunes de los tumores en la cabeza o el cuello y sus tratamientos son las neuropatías. Cuando los nervios se dañan, se provoca una debilidad general . En ocasiones, los diagnósticos van acompañados de una pérdida de movilidad parcial o general y parálisis de ciertos nervios en las extremidades.

Un correcto plan de fisioterapia oncológica puede ser una gran ayuda para la rehabilitación y eliminación del dolor durante el tratamiento para pacientes con cáncer.

Paciente con Asistencia sanitaria