top of page
Search
  • Writer's pictureErik Zabalo

Envejecer bien: la influencia del entrenamiento de fuerza en un envejecimiento sano

En la sociedad actual nos encontramos con gente cada vez más mayor. Esto se debe en parte a los avances de la medicina, pero ¿realmente estamos envejeciendo de manera saludable? La esperanza de vida ha aumentado mucho en los últimos años, y con ella también lo ha hecho el número de personas mayores que tienen problema de movilidad o discapacidad, como consecuencia de la misma edad, y de algunos hábitos, como los alimenticios o el sedentarismo, no tan saludables.


¿Pero existe alguna manera de evitar estos problemas al llegar a ciertas edades? En este post vamos a hablar sobre la importancia que tiene el ejercicio físico en nuestro bienestar, más concretamente el entrenamiento de fuerza, y como a través de su práctica, podemos mejorar algunas condiciones a priori negativas.


Nuestra capacidad física y como afecta en nuestro envejecimiento


Cuando hablamos de la capacidad funcional de una persona, solemos referirnos a la movilidad como tal. En el caso de las personas mayores, debemos dejar de lado las enfermedades ajenas a la movilidad, para entender mejor este concepto. Una capacidad funcional saludable es aquella que va a permitirte ser autónomo, moverte con facilidad y libertad. Esta capacidad depende de la interacción de las capacidades físicas y mentales y de su ambiente.


Una baja capacidad física puede impedir que una persona realice sus actividades cotidianas, limitando su capacidad funcional. Por lo tanto, esta se convierte en una de las bases sobre las que trabajan personal sanitario y fisioterapeútico, como ocurre en Fisioekin, porque el objetivo final es mejorar las capacidades físicas y mentales, a través del ejercicio físico, donde el entrenamiento de fuerza, es esencial.


Envejecer de forma saludable fortaleciendo nuestros músculos


El músculo es clave en nuestra capacidad física, porque gracias a él producimos el movimiento y es responsable de que tengamos esa libertad y capacidad para poder movernos. Existen una dolencia, como la pérdida de masa muscular y fuerza asociada a la edad, técnicamente conocida como sarcopenia, que puede afectar a nuestro tono muscular, y para tratar esta afección, el mejor tratamiento posible es el ejercicio físico y una dieta adecuada.


Aumentar las capacidades físicas de las personas mayores para lograr un envejecimiento saludable es una prioridad para nosotros, ¿Pero como conseguimos esto? En Fisioekin lo hacemos a través de entrenamientos de fuerza personalizados que van más allá de una rutina estándar de ejercicio, porque caminar no suele ser suficiente, y algunas actividades no ser tan buenas para nuestra condición concreta. Por eso aplicamos un programa de entrenamiento de fuerza, para sumar más vida a los años y no solo años a la vida.


Es importante destacar que una inadecuada capacidad funcional conllevará a un estilo de vida menos activo y más sedentario, lo que se ha demostrado que es responsable de entre el 6-10% de las muertes atribuibles a las principales enfermedades crónicas, entre las que podemos destacar a las enfermedades cardiovasculares que en los últimos años se han convertido en las principales causas de mortandad en los países desarrollados, la diabetes tipo 2 y los cánceres de mama o colón.


Riesgos de mortalidad asociados a un nivel físico bajo


Uno de los principales componentes de la condición física es la fuerza muscular, algo clave en la prevención de las enfermedades crónicas. Y esta juega un papel tan importante en la manera en la que envejecemos, que se ha demostrado la relación directa que tiene con las causas de mortandad como el cáncer, o las arriba mencionadas.


El riesgo de mortalidad asociado a una baja fuerza muscular es similar al establecido para la obesidad, la hipertensión y el tabaquismo, en términos de mortalidad prematura, por lo que aunque no padezcas estas enfermedades, si has llegado a cierta edad con un nivel de masa muscular pobre, seguramente vivas menos tiempo que una persona que tiene sus capacidades entrenadas. Y por esto, dado que la fuerza muscular es un factor que podemos controlar directamente, debería suponer una clave para nuestro sistema sanitario y para nosotros mismos, como manera de evitar o prevenir ciertas enfermedades, o en caso de aparecer, disminuir lo máximo posible el daño que pueden causarnos, y de esta manera alargar nuestra esperanzada de vida con sentido, durando más años y siendo estos de calidad.


Por este motivo, cuando un paciente sufre una enfermedad crónica, se debería incluir también un tratamiento de ejercicio físico como método coadyuvante al tratamiento médico, para poder mejorar el perfil cardiovascular y controlar el factor variable de la enfermedad, de especial importancia en pacientes con cáncer e insuficiencia cardíaca, quienes, como consecuencia de sus enfermedades y las terapias farmacológicas, sufren una progresiva pérdida de músculo esquelético, añadiendo a estas dolencias otro factores de riesgo, la obesidad.


Por tanto, a modo de conclusión, podemos hablar de la importancia que tiene mantenernos activos y seguir haciendo entrenamientos de fuerza a pesar de la edad, porque son una condición que va estrechamente ligada al envejecimiento saludable, y desde Fisioekin queremos fomentar este tipo de entrenamientos entre nuestros pacientes y ayudarte si todavía no has empezado. Si sufres alguna enfermedad crónica, cáncer, o quieres mejorar tu salud física, contacta con nosotros y estudiamos tu caso. ¡Gana en calidad de vida y no solo en años cumplidos!

24 views0 comments

Recent Posts

See All

Σχόλια


bottom of page