Search
  • Erik Zabalo

¿En qué consiste el síndrome de la cintilla iliotibial?

El síndrome de la cintilla iliotibial es la principal causa de dolor lateral de rodilla en corredores. Se trata de un síndrome en el que la cintilla iliotibial entra en contacto y fricciona sobre el cóndilo lateral de la rodilla (la prominencia ósea del fémur), especialmente a los 30º de flexión. Como consecuencia, acaba por irritar el tejido.

¿Donde se presenta la lesión cintilla iliotibial?

El dolor del síndrome de la cintilla iliotibial suele localizarse en la cara lateral de la rodilla. Al inicio, el dolor es dependiente de la actividad: sólo duele durante el descenso en carrera o cuando se acumulan unos pocos kilómetros. Con el tiempo, sin embargo, puede irritar la zona lo suficiente como para que afecte a la marcha o bajar escaleras. Puede que llegue a doler incluso en sedestación con flexión de rodilla.

En algunas ocasiones, el paciente refiere dolor y hormigueos en la cara lateral del muslo, en cuyo caso habría que descartar la posible existencia de una neuropatía.

Factores contribuyentes a esta lesión

Parece que correr siempre en una misma dirección en la pista de atletismo, cambios bruscos de volumen de entrenamiento y un gran volumen de descensos de cuestas se asocian con la aparición de síntomas. Además, se asocia con una debilidad de los músculos de la rodilla, tanto en flexión como en extensión completas.

La debilidad de los músculos abductores de cadera es uno de los factores contribuyentes mejor estudiados. La falta de estabilidad de la cadera se relaciona con una mayor rotación interna del fémur y valgo de rodilla. La debilidad de la musculatura abductora y rotadora externa de cadera se relaciona con aumento del pico de momento de aducción, y una incapacidad para el control excéntrico de la aducción de cadera y desaceleración que se acentúa en las bajadas.

Además de los cambios funcionales, también hay que considerar cambios estructurales, como un fémur con una excesiva anteversión, o antetorsión femoral tanto del cuello como de la cavidad cotiloidea del fémur.

Los cambios en el pie también pueden ser importantes: una limitación de flexión dorsal del tobillo modifica la mecánica de la pierna durante la carrera y condiciona un mayor valgo y fricción en la zona. También lo hace el pie pronado.

Exploración física

En ocasiones la exploración física es anodina e incluso los tests funcionales suelen ser asintomáticos, especialmente al inicio de la clínica.

En otras ocasiones, el paciente presenta dolor e hinchazón en la cara lateral de la rodilla, 2 o 3 cm por encima de la línea de articulación. También puede haber crepitación y edema local.

Además de los tests de movilidad articular analíticos, es conveniente realizar examen de rigidez muscular: el test de Thomas para los flexores de cadera o el test de Ober para valorar la rigidez relativa del tensor de la fascia lata. La flexibilidad del sóleo y gemelos también es importante porque condicionan la mecánica de la rodilla desde abajo, sobre todo en las fuerzas ascendentes desde el pie debido a una no eficiente absorción del impacto.

Diagnóstico diferencial

El síndrome de la cintilla iliotibial es la causa más común de dolor en la cara lateral de la rodilla en corredores, pero no la única: una artrosis de rodilla, una rotura del menisco lateral, una tendinopatía del bíceps femoral o la afectación del nervio peroneo son algunas entidades clínicas que pueden confundir al clínico. Una entrevista bien dirigida y una exploración adecuada son las claves para la identificación del problema.

Tratamiento para la cintilla iliotibial

El tratamiento debe ser individualizado, dependiendo de los factores contribuyentes. Algunos autores consideran la necesidad de aumentar la movilidad como paso previo de la ganancia de fuerza y restaurar los patrones de movimiento. Sin embargo, un programa de ejercicio terapéutico correctamente pautado, puede servir para mejorar el timing de activación y la movilidad desde el inicio. Son especialmente interesantes los ejercicios de equilibrio a una pierna con control excéntrico de la aducción y flexión de cadera. Pero cada paciente y su condición requerirá de un programa de ejercicio individualizado, donde el trabajo de fuerza y la gestión de las a cargas y vuelta a la actividad de manera progresiva serán esenciales.

En Fisioekin hacemos una valoración exhaustiva de la rodilla. para ello realizamos una exhaustiva valoración funcional del pie, rodilla, caderas y región lumpopélvica para poder identificar donde proviene el problema y la casuística de la clínica.Trabajamos con estrategias de ejercicio y podemos ayudarte a organizar un plan de tratamiento adecuado para tus dolores rebeldes.

11 views0 comments

Recent Posts

See All